Estrogeno, pregesterona y hormonas tiroideas - mujeres

¡El hipotiroidismo (función tiroidea baja) afecta a las mujeres 7 veces más que a los hombres! La epidemia de dominancia del estrógeno entre las mujeres es, al menos en parte, la culpable.

El exceso de niveles de estrógeno, también conocido como “dominancia de estrógeno”, hace que el hígado produzca niveles altos de algo llamado globulina de unión a la tiroides (TBG), que, como su nombre indica, se une a la hormona tiroidea y disminuye la cantidad de hormona tiroidea disponible para el cuerpo.

Las mujeres con predominio de estrógenos pueden tener una glándula tiroides que funciona normalmente y cantidades adecuadas de hormona tiroidea; Sin embargo, la hormona es engullida por TBG. Esto resulta en síntomas hipotiroideos de fatiga, niebla cerebral, pérdida de cabello, aumento de peso, baja libido, bajo estado de ánimo, estreñimiento y ciclos menstruales irregulares. De hecho, los síntomas de dominancia de estrógeno y niveles bajos de tiroides a menudo son uno y el mismo.

La anticoncepción hormonal, el embarazo y los estrógenos sintéticos recetados durante y después de la menopausia pueden empeorar el dominio de los estrógenos, empeorando así los síntomas de la tiroides. Parece injusto, ¿no?

En el otro lado de la moneda, tenemos una exacerbación del dominio de los estrógenos en el hipotiroidismo. El estrógeno primero debe ser degradado por el hígado para ser excretado por el cuerpo. El hipotiroidismo retrasa esta vía de eliminación y produce una acumulación de estrógeno. Debido a la naturaleza proliferativa de los estrógenos, esto causa un mayor riesgo de cáncer de mama, fibromas uterinos y quistes ováricos.

Para ilustrar aún más la conexión entre la dominancia del estrógeno y la función tiroidea baja, considere el síndrome de ovario poliquístico (SOP), un trastorno metabólico que a menudo produce ciclos anovulatorios (existen ciclos, pero no se libera un óvulo) y la dominancia de los estrógenos.

La progesterona es una hormona producida con la ovulación (liberación del óvulo) y funciona para equilibrar los efectos del estrógeno. El estrógeno y la progesterona son como Bert y Ernie; Son los mejores amigos y pertenecen juntos. La anovulación produce niveles insuficientes de progesterona y, por lo tanto, un predominio continuo de estrógenos. Bert, sin la ernie.

Además, Endocrine Research publicó un estudio que encontró que la tiroiditis de Hashimoto (hipotiroidismo de naturaleza autoinmune) es altamente prevalente entre las mujeres con SOP.

Otro estudio encontró que un producto de degradación del estrógeno causó la muerte de las células tiroideas y también un aumento en los marcadores inmunitarios responsables de la enfermedad tiroidea autoinmune.

Para ilustrar aún más la conexión entre la dominancia del estrógeno y la función tiroidea baja, considere el síndrome de ovario poliquístico (SOP), un trastorno metabólico que a menudo produce ciclos anovulatorios (existen ciclos, pero no se libera un óvulo) y la dominancia de los estrógenos.

Otro estudio más que correlaciona el predominio de estrógenos y el hipotiroidismo de la revista Thyroid, encontró que la terapia oral (por boca) de estrógenos aumenta los requisitos de dosis de medicamentos para la tiroides.

Pero no todas son malas noticias. En una nota positiva, no se encontró que la terapia con estrógeno tópico afecte los niveles de TBG y, por lo tanto, puede ser la terapia preferida para las mujeres que necesitan tanto reemplazo de estrógeno como de tiroides.

Para contrastar el efecto del estrógeno sobre la hormona tiroidea, la progesterona disminuye la TBG y aumenta la actividad de las hormonas tiroideas cuando está presente en niveles adecuados. Las hormonas tiroideas, como la progesterona, aceleran el metabolismo y utilizan la grasa para la producción de energía.

El Journal of Endocrinology presentó un estudio que mostró que la hormona tiroidea T3 estimuló significativamente la liberación de progesterona de las células lúteas. Además, la investigación publicada en Clinical Endocrinology concluyó que la terapia con progesterona aumenta la hormona tiroidea, T4.

Y no se detiene allí; La progesterona exhibe efectos antiinflamatorios, regula la presión arterial, protege la salud ósea, mejora el estado de ánimo y reduce la ansiedad, favorece la fertilidad y ayuda a perder peso.

Aunque la tiroides es una glándula pequeña con forma de mariposa, su impacto en el cuerpo es todo menos minúsculo y delicado.

La investigación resumida en este artículo ilustra que mejorar el problema de la dominancia del estrógeno al disminuir los niveles excesivos de estrógeno y al apoyar los niveles saludables de progesterona, también proporcionará beneficios para las hormonas tiroideas.

Cuando busque atención para los desequilibrios hormonales o de la tiroides, asegúrese de trabajar con un médico que esté bien versado en estas complejas interacciones del sistema endocrino.

9 Me gusta

Muy interesante este articulo, mi chica tiene esos problemas y al acudir a su médico y ginecólogo, efectivamente la mandan la píldora, cosa que agrava el asunto.
Sus sintamos son los descritos arriba, y entonces llega a la frustración, que solución podría ser.

Anticonceptivo oral combinado más rico en progestinas o intentar regular de modo natural con cohosh y demás

1 me gusta

Muchas gracias, nos pondremos manos a la obra, es un asunto realmente desesperante, entrenar fuerte, comer genial y obtener resultados pobres, provocados por la menstruación.
Por cierto que es cohosh???