Suplementación de antioxidantes durante el ejercicio

¿Tomar suplementos de vitaminas antioxidantes es bueno o malo? En teoría, su función es positiva: contrarrestar el daño oxidativo. Sin embargo, las personas que los consumen de forma habitual no gozan de mejor salud. Es más, una ingesta excesiva puede ser contraproducente e, incluso, incrementar la mortalidad. Si usted toma alguno de estos complejos porque se lo ha recetado su médico para tratar una deficiencia concreta, siga haciéndolo.

Hace años se pensaba que los agentes oxidantes (radicales libres, especies reactivas del oxígeno) eran siempre perjudiciales, pero hoy se sabe que también pueden ser beneficiosos , ya que ejercen ciertas funciones valiosas, como contribuir a la síntesis de energía o potenciar nuestras defensas. La clave está en el equilibrio entre oxidantes y antioxidantes; hay que evitar un exceso en cualquiera de los dos lados de la balanza.

Varios expertos reunidos en Madrid con motivo del XI Congreso de la Federación Europea de Sociedades de Nutrición debatieron sobre las últimas evidencias científicas relativas al papel de los antioxidantes. José Viña, del Departamento de Fisiología de la Faculta de Medicina de la Universidad de Valencia, hizo especial hincapié en la relación entre estos micronutrientes y el ejercicio físico.

El deporte, que es una actividad indiscutiblemente saludable, genera radicales libres. Resulta lógico pensar que el uso de complejos vitamínicos reducirá esos agentes oxidantes. Sin embargo, tal y como apuntó Viña, “el ejercicio moderado es antioxidante”

Los altos niveles de especies reactivas de oxígeno (ROS) que se producen en el músculo esquelético durante el ejercicio se han asociado con el daño muscular y la función muscular alterada. Un apoyo a los sistemas de defensa endógenos con dosis orales adicionales de antioxidantes ha recibido mucha atención como una estrategia no invasiva para prevenir o reducir el estrés oxidativo, provocado por el ejercicio extenuante, con el objetivo de disminuir el daño muscular y mejorar el rendimiento del ejercicio. Más de 150 artículos han sido publicados sobre este tema, de los cuales, casi la mitad son estudios de baja calidad. El hallazgo consistente , es que la suplementación con antioxidantes atenúa el estrés oxidativo inducido por el ejercicio. Sin embargo, las posibles consecuencias fisiológicas provocada en la Propia adaptación de esta administración aún no se han demostrado de forma consistente. Por otra parte, un creciente grupo defiende la evidencia científica de efectos perjudiciales de los suplementos antioxidantes en los beneficios para la salud y el desempeño de la práctica de ejercicio. De hecho, aunque ROS se asocian con eventos biológicos nocivos, también son esenciales para el desarrollo y la función óptima de cada célula. El objetivo de esta revisión es presentar y discutir 23 estudios que han demostrado que la suplementación antioxidante interfiere con las adaptaciones inducidas por el entrenamiento de ejercicio .

Las principales conclusiones de estos estudios son que, en determinadas situaciones, la carga de la celda con altas dosis de antioxidantes conduce a una reducción de los efectos positivos de la práctica de ejercicio e interfiere con importantes procesos fisiológicos mediados por ROS, como la vasodilatación y la señalización de la insulina , tan importantes en la función fisiológica humana. Se necesita más investigación para producir directrices basadas en la evidencia sobre el uso de la suplementación con antioxidantes durante el entrenamiento.

Los resultados de otros ensayos clínicos y las revisiones sistemáticas publicados recientemente dan al traste con las expectativas que había generado este campo de la nutrición. “Suplementos y reducción de la mortalidad y del riesgo de enfermar, ¿otro mito que se desvanece?”. Así enunció su conferencia Antonis Zampelas, del Departamento de Ciencia y Tecnología de la Alimentación de la Universidad Agrícola de Atenas (Grecia).

La respuesta es sí; la leyenda ya no se sostiene. En la mayoría de los casos, la administración de las vitamina A, C, E o de selenio no tuvo ningún efecto beneficioso. En algunos estudios, no sólo no se redujo el riesgo de padecer enfermedades, sino que se observó un aumento de la mortalidad . En todo caso, el investigador aclara que “en la mayoría de trabajos que evaluaron la mortalidad se dieron dosis ingentes de antioxidantes”.

Conclusión

Se recomienda una ingesta adecuada de vitaminas y minerales a través de una dieta variada y equilibrada sigue siendo el mejor método para mantener el status antioxidante óptimo en las personas que se ejercitan físicamente . Mi opinión para deportista sanos es la siguiente; La ingesta de antioxidantes en deportistas tiene un efecto perjudicial en el rendimiento ya que impide la adaptación por el mismo entrenamiento. Algunos fisicoculturistas abusan de por ejemplo de la vitamina C (ingestas cada 5h) por ser “anti-catabólico” al descender cortisol, lo que consiguen es reducir el impacto del entrenamiento a nivel muscular

1 me gusta

El Nac también debería tomarse alejado del entrenamiento al ser un antioxidante?

Uffff, Boss, está bien aportar información, pero tampoco puede uno hacer demasiado caso a lo que el articulista dice que afirmó en una conferencia un profesor de la Universidad Agrícola de Atenas, doctorado en nutrición clínica. No es serio afirmar rotundamente que, en base a unas declaraciones, “…la leyenda (de los antioxidantes) ya no se sostiene…”, “… Los resultados de otros ensayos clínicos y las revisiones sistemáticas publicados recientemente dan al traste con las expectativas que había generado este campo de la nutrición…”. Es abrumadora la literatura que afirma todo lo contrario. Además, si repasáis el currículum de Antoni Zempelas, veréis que todos los estudios y tesis que ha dirigido, están todas relacionados con los efectos de la nutrición sobre determinados parámetros biológicos, pero ninguno, repito, ninguno de los trabajos en los que ha participado están relacionados con el deporte. ¿Me van a decir a estas alturas que los antioxidantes no son beneficiosos?. Joder, ya sé que lo habréis oído millones de veces, pero de las pocas personas que ha recibido a título individual dos premios Nobel, Linus Pauling, cuyas teorías respecto al enlace químico he estudiado en la carrera. tomó durante toda su vida entre 6 y 18 gramos de Vitamina C al día, vivió 93 años y, hasta poco antes de su muerte seguía dando clases e impartiendo conferencias. Googlear Linus Pauling y Googlear Antoni Zampelas, veréis la relevancia de uno y otro. Ya si googleamos el nombre del autor del artículo, igual no es ni periodista (estoy seguro de que las declaraciones están sacadas fuera de contexto). Ya sé que Linus Pauling no pisó un gimnasio en su vida y la hipertrofia muscular no era su máxima preocupación. Cuando tenga tiempo, ya aportaré bibliografía que aplasta tales afirmaciones. Yo tomo diariamente entre 3 y 5 gramos de Vitamina C al día, estoy a punto de cumplir los 44, y muy poca gente me puede seguir el ritmo en el gimnasio, y en la vida corriente, que tengo a mi cargo a familia, y a 40 personas en el curro. Pero dejando al margen la síntesis proteica, y la hipertrofia muscular, ¿también se va a negar el efecto anticancerígeno de los antioxidantes?. De qué sirven unos musculos como los de Arnold si nos va a salir un tumor de caballo. En fin, trataré en el futuro de aportar más bibliografía y menos blablablá.

Churchill vivio 91 años fumando puros y desayunando fritos con champagne…

Por otro lado creo en la premisa que todo es beneficioso nutricionalmente hablando en su justa medida, tanto el exceso como el defecto son perjudiciales.

Tienes que tener la orina más cara de la ciudad jajajaja

Me parece que hay pocos estudios que avalen esto, solo aquellos que quieren venderte algo. Si quieres evitar un cancer te puedes volver loco pues no se puede evitar “el cancer” haciendo algo, sino que se puede hacer menos recurrente la aparición de 1 tipo de cancer haciendo X.
Algunos tipos de cancer vienen por una adaptación frente a un defecto en la oxidación como forma de supervivencia evitando entrar en apoptosis.

El exceso como todo no, es como decir, me van a decir que las grasas no son buenas? o me van a decir que la fruta no es buena?.. todo es bueno o recomendable al menos en su justa medida. Somos tan tremendistas que cuando nos dicen que algo es bueno nos excedemos en su consumo y a la vez cuando nos dictan algo como perjudicial lo eleiminamos totalmente.

Cuando se habla de perjudicial se habla de dosis excesivas para un fin en concreto. No creo que Linus Pauling hiciera maratones con 18g de VITc al día.

PD: creo que para eso más que tomar antioxidantes más vale la pena dejar de tomar otras cosas.
Además cada uno es libre de hacer lo que quiera, si esos 5g de Vitc te van bien sea fisico, psiquico o placebo pues perfecto.

1 me gusta

Sí, es cierto que no podemos tomar el caso particular como el todo. Reconozco que está muy bien traído el ejemplo de Churchill, un fenómeno de la naturaleza. Asimismo, también te doy la razón que todo tiene su medida y que tan malo es el defecto como el exceso. Sin embargo, sí abogo por un consumo diario bastante alto de antioxidantes. Nosotros llevamos el cuerpo mucho más de allá de lo que es normal y, por lo tanto, nuestras necesidades son mucho mayores que las del resto de mortales. ¿Qué cantidad de radicales libres genera la metabolización de 5 o 6.000 Kcal en comparación con la de 1.500 o 2.000?. Metabolización que viene catalizada, en gran medida, por la vitamina C. A nuestros especiales hábitos, debemos sumarle lo de más que ya es corriente en comparación a tiempos pretéritos, el trabajo, el tráfico, el colegio, las actividades extraescolares, los deberes de los críos, la hipoteca, los seguros, la factura del gas (la ostia como está el gas y la luz), el descubierto del banco… Sin embargo, ¿Cuántos pimientos, naranjas, guindillas, pimientos, mandarinas, etc… tomamos en comparación con la gente normal de hace unos años?. En fin, considero que sometemos a nuestros organismos a un stress oxidativo muy grande y considero que los radicales libres y otras especies reactivas del oxígeno sí son una amenaza para nuestro organismo y que, por lo tanto, debemos incrementar nuestro aporte de antioxidantes. ¿Hasta qué punto?, ¿cuántos gramos hay que consumir?. Pues no tengo ni idea cual es el punto concreto en el que incrementamos la protección frente a la amenaza sin llegar a puntos tóxicos, cosa que, por otro lado, es bastante complicado habida cuenta que excretamos rápidamente el exceso.

Yo tengo por costumbre en determinadas épocas o momentos aumentar el consumo de AOx, pero no suele ser más de 125mg vit C por comida ypoco más. Ya estoy sumando 750mg de vit C al día perfectamente asimilables teniendo en cuenta que su disponibilidad/asimilación no es del 100% .

Si abogo por el uso de antioxidantes pero no por su exceso. La CDR de vit. C es de 80-90mg al día.
Tomar entre 10 y 15 veces esta cantidad al día lo veo más que suficiente en casos de deportistas con mucho desgaste físico. Por ello entre 750 y 1000mg al días repartidas en 6 a 8 tomas sobra.
No hay que dejarse arrastras por los estudios o negocios alrededor de estos suplementos

¿Y respecto al R-ALA? Se habla muy bien de el, y en pubmed se ven estudios muy prometedores.

La argumentación es impecable, como de costumbre, y difícil es rebatirte. Tampoco es mi intención, y te pido disculpas si me notas especialmente incisivo, pero es que el de los antioxidantes es un tema en el que confío mucho. Si cogemos como referencia las CDR de la OMS, la cantidad máxima de proteína que deberíamos tomar es de 0,8 kg./Kg. corporal. Concretamente, https://www.who.int/mediacentre/news/releases/2003/pr32/es/, recomienda consumir entre el 10% y el 15% de nuestras calorías en forma de proteína. Para un metabolismo de 2.500 Kcal., que es lo que le correspondería a un tío de metro 90 y 100 kilos de peso que ha hecho ese día un entreno intenso, estamos hablando de unas 300 Kcal. en forma de proteína o, lo que es lo mismo, dividiendo por las 4 Kcal/g, 60 gramos al día, 250 gr. de pechuga de pollo, que viene a ser como una entera, más o menos. ¿Una pechuga de pollo va a reparar lo que 8 series de sentadillas con 100 y pico kilos y nosecuántas repeticiones ha destrozado?. La OMS es, a mi juicio, extremadamente conservadora en lo que se refiere a sus recomendaciones, y la mayor parte de nuestros hábitos nutricionales serían duramente criticados por sus expertos. Por lo que respecta a R-ALA, Durastina, creo que no tiene nada que ver con lo estamos discutiendo. El artículo presentado por THEBOSS habla sobre las especies reactivas del oxígeno y su influencia en nuestro deporte. Vitamina C y E neutralizan dichas especies, mientras que creo R-ALA no tiene la capacidad de dispersar un radical libre o un anión. Su efecto antioxidante viene por otro lado, por lo que su presencia no interferiría en lo que estamos hablando.

Ese dato creo que esta mal. Metabolismo basal puede, aunque aun así se me queda corto, pues a ojo su MB esta en torno a las 2200cal.
Eso una, 2º que con ejercicio intenso las necesidades proteicas aumentan ya que la OMS solo relata necesidades en individuos sedentarios y no recomienda menos de 0,8g por kg de peso.
Por otra parte tu informe trata más especificamente sobre enfermedades crónicas, lo cual no es de este área.

Esta más enfocado como neuroprotector en enfermedades como la diabetes. Es decir que tiene especial importancia en dietas muy altas en HC, ciertas resistencias a la insulina o uso/abuso de HGH. Situaciones que lidian con unos niveles glucémicos elevados mantenidos en el tiempo


1 me gusta

Pues eso, “… que con ejercicio intenso las necesidades proteicas aumentan ya que la OMS solo relata necesidades en individuos sedentarios…”, lo mismo aplico a la vitamina C.

1 me gusta

Podria usarse como sustituto como el nac o vitamina C o estos dos son mejores para combatir los radicales librales que el R-ALA

En PCT a mi me gusta más NAC, VitC,auxina y rocaltrol
En dietas de volumen y ON me gusta mas R-ALA con berberina.

Ojo es mi preferencia personal, pues voy rotando. Es como en preconcurso ir rotando vasodilatadores.

1 me gusta

Entiendo, muchisimas gracias compañero, me lo apunto y voy a investigar mas sobre la auxina y rocaltrol.

1 me gusta

Amplamente conhecido como um antioxidante potente e eficaz, o ácido α-lipóico (ALA) demonstra uma multiplicidade de propriedades.

O ALA é um ácido graxo de cadeia curta, encontrado nas mitocôndrias, sintetizado no fígado e é obtido na dieta pelas carnes de animais como fígado e coração e de certas plantas, como brócolis, tomate, espinafre, couve de Bruxelas, e farelo de arroz. No entanto, a partir dos alimentos, não ocorre um aumento significativo no nível de ALA livre no corpo.

O ALA oriundo da dieta alimentar apresenta uma cinética simples, concentrando-se, sobretudo em alguns órgãos, como fígado, rins, coração e nas mitocôndrias.

Por muitos anos, altas doses de suplementos de ácido alfa-lipóico têm sido usadas em partes da Europa para certos tipos de danos nos nervos . Estudos sugerem que eles também podem ajudar com diabetes tipo 2 .

Eles parecem reduzir sintomas como dor, formigamento e formigamento nos pés e nas pernas. Também pode ajudar a proteger a retina de alguns dos danos que podem ocorrer em pessoas com diabetes

acido-alfa-lipoico

Efeito Antioxidante , anti inflamatório e sobre a Resistência à Insulina/ Metabolismo da Glicose:

Uma das suas principais funções é ajudar a transformar a glicose em energia, além de ser um potente anti antioxidante no combate aos radicais livres, que são resíduos de produtos criados quando o organismo transforma alimentos em energia.

O ácido α-lipóico pode neutralizar os radicais livres e impedi-los de causar reações químicas nocivas que danificam as células.

Os danos às células causados pelos radicais livres levam ao envelhecimento acelerado e a progressão do câncer e das doenças degenerativas, das quais o ALA pode proteger.

Estas diversas ações sugerem que o ALA pode ser terapeuticamente eficaz no tratamento de doenças associadas estresse oxidativo.

Novamente esta propriedade leva a uma ação anti-inflamatória sobre a pele, que pode explicar alguns dos efeitos positivos do ácido α-lipóico sobre o envelhecimento da pele.

Além disso, o ácido α-lipóico parece inibir a gliconeogênese hepática ( formação de glicose a partir do fígado) , interferindo com a oxidação de ácidos graxos, bem como aumentando a utilização periférica de glicose através da ativação da piruvato desidrogenase, resultando em aumento da oxidação de glicose.

Estas diferentes propriedades tornam o ácido α-lipóico um agente terapêutico potencialmente atrativo para o tratamento da resistência à insulina, obesidade e diabetes

Além disso, tendo em conta o papel potencial do estresse oxidativo na patogênese de complicações secundárias em diabetes, o ácido α-lipóico pode ser benéfico na prevenção/tratamento destas complicações como foi recentemente mostrado para a neuropatia diabética.

Pesquisadores da Universidade Agrícola da China e do Centro Nacional Chinês do Genoma Humano, publicaram na Revista Científica International Journal of Molecular Sciences um artigo sobre os efeitos do ácido α-lipóico na função imunológica, sistema de defesa antioxidante e expressão de genes relacionados à inflamação, em frangos jovens alimentados com dietas contaminadas por aflatoxina.

De acordo com a conclusão dos cientistas, os resultados sugerem que o ácido α-lipóico alivia o estresse oxidativo e as alterações imunológicas induzidas e modula a resposta inflamatória, através da alteração na expressão de citocinas pró-inflamatórias do baço, como a interleucina 6 (IL-6) e fator de necrose tumoral alfa (TNF- α).

Todos estes resultados suportam os efeitos anti-inflamatórios do ALA, os quais podem ser devido ao seu efeito como potente antioxidante

Outra propriedade do ácido α-lipóico é agir como um poderoso anti-inflamatório . Ele tem efeito sobre sobre o fator de transcrição nuclear – fator KAPPA-B (NFK-B). O NFK-B é ativado pelo estresse oxidativo na célula que, então, entra no núcleo onde proteínas pró-inflamatórias são codificadas.

Efeito Antiglicante ( anti glicose):

O ácido α-lipóico pode impedir a glicação de proteínas, o que é importante porque a glicação leva a mais problemas com o metabolismo e inflamação. Glicação se refere a um endurecimento de proteína e um dos resultados é a hemoglobina glicada, condição onde as moléculas de glicose ou açúcar ligam-se com a hemoglobina (que transporta oxigênio no sangue) formando a hemoglobina glicada, reduzindo assim a sua capacidade de transporte de oxigênio.

O ácido α-lipóico previne a formação de glicação avançada de produtos finais, um processo degenerativo que ocorre quando o excesso de glicose liga às proteínas e outras moléculas, levando-os a tornar-se oxidado e incapaz de realizar suas funções normais, de acordo com Kedar N. Prasad, Ph.D., autor do livro “Micronutrientes na saúde e na doença.

” Prasad recomenda doses de 600 mg duas vezes por dia ou até 1,8 g, uma vez por dia.

Acido Alfa Lipóico na Doença de Parkinson:

O ácido α-lipóico pode atravessar a barreira hemato-encefálica, uma parede de minúsculos vasos e células estruturais, e passar facilmente para o cérebro, protegendo assim o tecido nervoso, prevenindo danos causados pelos radicais livres.

Pacientes com doença de Parkinson – uma doença degenerativa do cérebro – podem se beneficiar da suplementação com ácido alfa-lipoico, de acordo com um estudo publicado na edição de fevereiro de 2011 no “ International Journal of Neuroscience “.

O suplemento pode reduzir o stress oxidativo nos nervos na substantia nigra, a área do cérebro que produz o neurotransmissor dopamina, que é deficiente na doença de Parkinson.

Uma vantagem do ácido α-lipóico sobre outros antioxidantes é a sua solubilidade em água e gordura, tornando-se capaz de penetrar a barreira hematoencefálica de modo que pode exercer os seus benefícios no cérebro.

Lembremos que o ácido α-lipóico , ativador da piruvato-desidrogenase, é uma das substâncias que abre as portas das mitocôndrias para encaminhar o piruvato citoplasmático para a fosforilação oxidativa. O aumento de produção de ATP melhora a função dos neurônios.

O ácido Alfa Lipóico, Doença de Alzheimer e outras demências:

O ALA tem demonstrado possuir uma variedade de propriedades que podem interferir com os princípios patogênicos da doença de Alzheimer.

Por exemplo, o ALA aumenta a produção de acetilcolina (ACh) por ativação de colina acetiltransferase e aumenta a captação de glicose, fornecendo assim mais acetil-CoA para a produção de ACh.

O ALA é capaz de quelar ( eliminar) metais de transição redox-ativos, inibindo assim a formação de radicais hidroxila e também sequestra as espécies reativas de oxigênio, aumentando assim os níveis de GLUTATIONA reduzida.

Além disso, o ALA regula a expressão de proteínas pró-inflamatórias sensíveis ao redox, incluindo TNF-α e óxido nítrico sintase induzível.

Ácido alfa Lipoico inibe a proliferação celular de células de tumor in vitro e in vivo:

As células cancerosas convertem a glicose preferencialmente a lactato, mesmo na presença de oxigênio (o denominado “efeito Warburg” e mesmo quando o oxigênio é abundante, as células cancerígenas continuam a usar glicólise anaeróbia para produzir energia).

Novos conceitos no tratamento do câncer visam a inibição da glicólise anaeróbica. O piruvato é oxidado a acetil-CoA e CO2 por um complexo enzimático (3 enzimas) denominado complexo piruvato desidrogenase, ficando indisponível para formação de lactato.

Portanto, o objetivo de um estudo realizado por pesquisadores do Departamento de Medicina Nuclear da Technische Universitaet Muenchen , em Munique, na Alemanha foi avaliar os compostos que poderiam ativar as enzimas do complexo piruvato desidrogenase em células cancerígenas. Foram investigados os efeitos do ® – (+) – ácido α-lipóico (ALA) e dicloroacetato (DCA), possíveis ativadores da enzima piruvato desidrogenase, na supressão da glicólise aeróbica e indução da morte celular.

Os dados obtidos sugerem que o ALA pode reduzir (1) a proliferação das células tumorais, (2) a recaptação de [18F]-FDG e (3) a produção de lactato e aumento da apoptose em todas as linhagens celulares investigadas. Em contraste, a DCA foi quase ineficaz.

O tratamento diário com ALA retardou a progressão do tumor. Portanto, de acordo com os autores do estudo, o ácido α-lipóico parece ser um composto promissor para o tratamento de diferentes tipos de câncer DE FORMA ADJUVANTE

Suplemento de ácido alfa-lipóico (ALA) no tratamento da obesidade: revisão sistemática e meta-análise de ensaios clínicos

Estudos anteriores têm apoiado os papéis positivos de suplementos antioxidantes na perda de peso.

Um destes suplementos antioxidantes é o ácido α-lipóico (ALA).

Consequentemente, o objetivo de um estudo desenvolvido por pesquisadores iranianos da Tehran University of Medical Sciences e da Isfahan University of Medical Sciences, foi realizar uma meta-análise sobre os efeitos de um suplemento de ALA nos índices antropométricos entre indivíduos adultos.

A revisão sistemática foi realizada nos cinco bancos de dados eletrônicos (PubMed/Medline, Scopus, Web of Science, Cochrane Library e Google Scholar) até setembro de 2016. Foram incluídos nesta revisão os ensaios clínicos controlados por placebo. A diferença da média ponderada foi determinada usando um modelo de efeitos aleatórios pré-estabelecido.

Os resultados obtidos com os 12 ensaios incluídos na revisão indicaram que o suplemento de ALA reduziu o peso corporal e o IMC (Índice de Massa Corporal) significativamente, comparado ao grupo placebo. No entanto, o seu efeito sobre a circunferência da cintura (CC) não foi significativo. A estratificação por estado de saúde indicou que o ácido α-lipóico diminuiu o valor da CC em indivíduos não saudáveis mais do que indivíduos saudáveis.

Nesta revisão sistemática, quatro estudos relataram efeitos positivos do ALA sobre a perda de peso.

Acido alfa lipóico diminui agressão hepática causada por quimioterápicos e drogas usada na hanseníase e tuberculose.

A dapsona induziu dano hepático, com aumento do Aspartato aminotransferase ( TGP) e da Fosfatase alcalina, assim como o estresse oxidativo, mediante o aumento de peroxidação lipídica e diminuição dos níveis de GLUTATIONA e de antioxidante total.

O pós-tratamento com o antioxidante Ácido alfa lipóico foi capaz de diminuir os níveis do Aspartato aminotransferase e da Fosfatase alcalina, reverter a peroxidação lipídica e elevar os níveis de GLUTATIONA e antioxidantes totais. Além disso, o ALA também inibiu o acúmulo de ferro hepático, induzida pela dapsona em camundongos.

Dessa forma o Ácido alfa lipóico pode apresentar um potencial terapêutico na prevenção do dano hepático que podem ser ocasionados em pacientes com hanseníase, durante o tratamento com dapsona. Isso pode contribuir como alternativa de tratamento para prevenção de danos hepáticos ocasionados por fármacos oxidativos, como a dapsona.

Estudos recentes demonstram que o ALA é capaz de prevenir ou tratar a hepatite tóxica causada por medicamentos antituberculose, pois estas drogas alteram a morfofisiologia do fígado e os marcadores hepáticos (SAAD et al., 2010).

O ALA também comprovou a eficácia em reduzir a hepatotoxicidade produzida através de antineoplásico, no tratamento de carcinoma, já que este medicamento provoca estresse nas mitocôndrias do tecido hepático (TABASSUM et al., 2010).

Quanto de ácido alfa-lipóico você deve tomar?

No entanto, estudos usaram entre 600-1,800 miligramas diariamente para diabetes e neuropatia; Uma revisão concluiu que a evidência é convincente para o uso de 600 miligramas por dia durante três semanas sobre os sintomas da neuropatia diabética . Alguns estudos utilizaram ácido alfa-lipóico intravenoso em vez de suplementos orais.

Na clínica Franco do Amaral usamos na forma intra venosa como bons resultados."

2 me gusta